sábado, 2 de enero de 2016

Rafael Adolfo Téllez


Añado tu nombre a aquella nebulosa

Mi vida sucede en los patios todavía.
Una suma de constelaciones me depositó allí.
La misma que empujó a los míos
a sus ritos y sus bodas.
Añado tu nombre a aquella nebulosa,
a aquellos callejones hondos,
a los corrales donde la noche fue una música.
Nada ha muerto.
Nada se ha ido en la sombra blanca de los días.
En mi lengua, el mismo sabor a piedra, a retama, a musgo.
El que supo el secreto del aire.
El niño aquel que dialogó
con los astros de ayer y de mañana
prosigue, aún, vivo, en los muros,
como un ramo de asombro y de llovizna.
Olvido sería
si no fuera porque un día llegaste tú
a alumbrar con tus frescas manos matinales
aquel ancho territorio.


Rafael Adolfo Téllez (Palma del Río, Córdoba, 1957)
Los pasos lejanos
Editorial Comares, Granada, 2007

No hay comentarios:

Publicar un comentario