viernes, 8 de enero de 2016

Marta Sanz


Simetría.
Te colocas
justo
frente a mí
y ya
no es necesario
que me toques.

Simetría.
Sin espejo interpuesto,
coincide
la palma de tu mano
con mi propia palma
y se produce
la licuefacción
de la materia sólida.

Dos cuerpos
se funden
sin tocarse
sobre una superficie.

Tu cara es mi cara
y mi cara la tuya.

Al fondo,
se oye 
una melodía
de xilofón.


Marta Sanz (Madrid, 1967)
Cíngulo y estrella
Bartleby Editores, Madrid, 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario