sábado, 16 de enero de 2016

Manuel Neila


Huésped de la vida

En medio del camino, te detienes.
A lo lejos, las nubes
cruzan el cielo azul de primavera.
El aire suena, brilla, se expansiona
sobre el campo de olivos,
sobre la tierra viva, hospitalaria.

Ser huésped de la vida es festejar
el mundo de la vida:
el aire, el sol, el agua, los caminos
que fatigas a diario; es celebrar
el espacio que acoge
la existencia de las cosas visibles.

Poco importa que ahora
seas tú quien las mires.
Esa mirada abierta, hospitalaria,
¿no es el modo que tiene la materia
de mirarse a sí misma,
de sentirse vivir, de festejarse? 

Ser huésped de la vida es no temer
el mundo de la muerte:
la noche, las arenas, los caminos
por donde no se vuelve; ni temer
el espacio que acepta
la ausencia de los dioses invisibles.


Manuel Neila (Hervás, Cáceres, 1950)
El camino original (Antología poética, 1980-2012)
Editorial Renacimiento, Sevilla, 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario