sábado, 9 de enero de 2016

Lois Pereiro



       (Dear Prudence repetíndose mil veces. Éric Rohmer en Coruña. 
En  Madrid. En ningures. E  os  elementos desas  novas tecnoloxías, 
un pouco avellentadas, xa elaboraran case totalmente os nosos dous 
afectos solitarios. Cando haxa un  morto máis entre os dous mundos 
todo iso seguirá existindo. Son un experto niño.)


(Comedias e proverbios ou un conto moral)

"Dear Prudence, dear Prudence..."  Da habitación veciña,  da 
que só  me  separaba unha  longa parede, saía  pola porta esa 
canción que me dicía tantas cousas hai vinte anos. Dear Pru-
dence, si, dear Prudence salferindo de música e de palabras a 
mesta luz do sol vestido de luxo dominical.
O teléfono deu sinais de vida.
Contestei á chamada e era ela,
a que sobrevoaba a miúdo os meus insomnios,
breve,
e crucificaba as miñas noites sin sabelo,
pisando os meus soños en silencio.
A súa voz soaba animada e leda, como se a vida
fose nese momento para ela
un baño relaxante de indulxencia.
E finalmente dixo que pensaba en min e me
quería. Iso era certo.
Dalgún xeito era certo, supoño. Debía selo.
Así e todo sei que non se sentía feliz por iso
exactamente. Tampouco
por saber desde o principio o que eu a quero.
Pero certa paz cósmica me acolle, facendo levitar
o meu espírito,
e avivece a enerxía que teño eu ós meus pés,
adurmiñada,
oíndolle dicir esas palabras. Sintonizo a emisora
da súa alma,
e absorbería eu todo o seu sufrimento. Quérote.
Si, eu tamén te quero.
E a sua voz retrocede á velocidade da luz polo
interior dun cable;
atravesa as mariñas, a chaira, as serras, os vales,
e a inmobilidade do sol
que arde sobre o canto dos grilos na soedade
dos ermos da meseta
central. E ó chegar á súa meta vaise evaporando
certo rumor atlántico
que ferve sobre o asfalto.
Penso nela. Penso en min nesta terra. Dúas
esencias ausentes case sempre.
A nosa coexistencia é algo intanxible, como un
Éric Rohmer nas nosas
vidas: describir sutilmente de qué xeito vai
medrando a herba arredor delas.
Porque eu debo querela como se querían os
príncipes nos contos de Grimm, ou Andersen,
cando desexar aínda era útil.
Nada máis. Nada menos.




         (Dear Prudence repitiéndose mil veces. Éric Rohmer en Coruña. 
En  Madrid.  En ninguna parte.  Y  los  elementos  de  esas nuevas tec-
nologías,  un poco envejecidas,  ya habían elaborado  casi  totalmente 
nuestros dos afectos solitarios. Cuando haya un muerto más entre los 
dos mundos todo eso seguirá existiendo. Soy un experto en eso.)


(Comedias y proverbios o un cuento moral)

"Dear Prudence, dear Prudence..."  De  la  habitación  vecina,  de
la que sólo me separaba una larga pared, salía por la puerta esa
canción  que  me  decía tantas cosas hace veinte años.  Dear Pru-
dence, sí,  dear Prudence salpicando de música  y  de palabras la 
espesa luz del sol vestido de lujo dominical.
El teléfono dio señales de vida.
Contesté a la llamada y era ella,
la que sobrevolaba a menudo mis inomnios,
breve,
y crucificaba mis noches sin saberlo,
pisando mis sueños en silencio.
Su voz sonaba animada y alegre, como si la vida
fuese en ese momento para ella
un baño relajante de indulgencia.
Y finalmente dijo que pensaba en mí y me
quería. Eso era cierto.
De alguna manera era cierto, supongo. Debía serlo.
Así y todo sé que no se sentía feliz por eso
exactamente. Tampoco
por saber desde el principio lo que yo la quiero.
Pero cierta paz cósmica me acoge, haciendo levitar
mi espíritu,
y aviva la energía que tengo yo a mis pies,
adormilada,
oyéndole decir esas palabras. Sintonizo la emisora
de su alma,
y absorbería yo todo su sufrimiento. Te quiero.
Sí, yo también te quiero.
Y su voz retrocede a la velocidad de la luz por el
interior de un cable;
atraviesa las marinas, las llanuras, las sierras, los valles,
y la inmovilidad del sol
que arde sobre el canto de los grillos en la soledad
de los páramos de la meseta
central. Y al llegar a su meta se va evaporando
cierto rumor atlántico
que hierve sobre el asfalto.
Pienso e ella. Pienso en mí en esta tierra. Dos
esencias ausentes casi siempre.
Nuestra coexistencia es algo intangible, como un
Érich Rohmer en nuestras
vidas: describir sutilmente de qué manera va
creciendo la hierba a su alrededor.
Porque yo debo quererla como se querían los
príncipes en los cuentos de Grimm, o Andersen,
cuando desear todavía era útil.
Nada más. Nada menos.


Lois Pereiro (Monforte de Lemos, 1958 - A Coruña, 1996)
Obra completa
Editorial Libros del Silencio, Barcelona, 2011
Traducción de Daniel Salgado

No hay comentarios:

Publicar un comentario