lunes, 28 de diciembre de 2015

Pelayo Fueyo


Línea de tierra

El conductor maduro vuelve a casa
y, al girar el volante, se desvía;
en una fiesta un joven excitado
se agarra a la cintura de su novia;
en un cuarto pequeño hay un niño
que da vueltas sin fin a un planetario.

Son éstas tres maneras en que el mundo
rota para nosotros: en el mapa
común del hombre que, tras el trabajo,
retorna hacia su lar, en la del disco
de música que gira al mismo tiempo
que dos cuerpos se aman, y en el niño
que, sin saber del tiempo, está soñando
sobre el globo terráqueo el mundo entero.


Pelayo Fueyo, Gijón, 1967
Poesía completa
Pre-textos, Valencia, 2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario