viernes, 6 de noviembre de 2015

Juan Antonio González Iglesias


Quienes se oponen obstinadamente

Quienes se oponen obstinadamente
a las modas, merecen
una estatua distinta,
una copa de vino decantado con tiempo,
o una línea de oro recitada en voz alta.
Tal vez una inscripción, el reconocimiento
de sus conciudadanos:
"A los que no cedieron".

Porque hay un heroísmo
mínimo, por cierto,
cotidiano,
en esa obstinación
o indiferencia. Son
idealistas que siguen
como si no se vieran
cercados. Su renuncia
no es sólo suya. Vale
para todos. Los salva.

No se embriagan de efímero.
Aportan equilibrio
a la totalidad.
Que nadie se confunda. También ellos
están enamorados del futuro.
Pero no van por el camino fácil.


Juan Antonio González Iglesias (Salamanca, 1964)
Confiado
Visor Libros, Madrid, 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario