domingo, 22 de noviembre de 2015

Francisco Álvarez Velasco


Tango

                                           este unirse y separarse, rápido de ojos, bocas, brazos, piernas,
                                           cada uno en la busca de aquello que lo atrae o lo repele.
                                                                                                                                                   J.R.J.

                                                                                              un hombro donde solloza la muerte
                                                                                                                                                   F.G.L.

Es el duro cantil de medianoche.

En la nave varada
la muerte está llamando
desde la orilla blanca
con vieja voz de arena.
Y en la montaña, el día.

Por tus hombros, la vida.
Por tus hombros, la muerte.
Y en tus pechos, el valle,
donde un sauce se puebla
de jilgueros.
Por tu espalda, un arroyo
que canta en la mañana.

En tus piernas, los pasos
de la muerte,
los pasos de la vida
danzan, amor, y danzan
por entre ondas oscuras,
trigales y amapolas
que hacia la mar nos llevan.

Mi mano te conduce
y en la cintura tienes
un valle hacia la vida
de almendros que se abren
con la luna.

Por tus hombros la noche,
por tus hombros la vida,
donde una brisa amable
baila por las esquinas.
Y en los labios, el fuego;
y una lámpara viva
de aceite por tus ojos
que hasta el alba me guían.

En tus hombros,
la danza de la vida,
la danza de la noche.
Y en la cintura, el día.


Francisco Álvarez Velasco (Cimanes del Téjar, Leon, 1940)
Gregor Samsa frente a la ventana
Ediciones Hiperión, Madrid, 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario