miércoles, 24 de junio de 2015

José María Cumbreño


Condición necesaria del equilibrio

Que lo que se diga sea tanto como lo que se calle.
Que, si un poema se escribe con la mano derecha,
        el siguiente haya por fuerza de escribirse con la
        izquierda.
Que las palabras que rimen signifiquen lo contrario.
Que deje de verte cuando cierre los ojos.
Que vengas y que yo no vaya.
Que el narrador odie a los personajes y que estos no sepan
   que están dentro de una novela.
Que por una vez seas tú quien tiene celos.
Que también por una vez te dé motivos para que los
        tengas.
Que al final me perdones.
Que el aceite acceda a mezclarse con el agua.
Que se mienta tantas veces como se dice la verdad.
Y que no se note.


José María Cumbreño (Cáceres, 1972)
La parte por el todo (Antología poética 1998-2011)
Ediciones de la Isla de Siltolá, Sevilla, 2011.

No hay comentarios:

Publicar un comentario