viernes, 22 de agosto de 2014

Gonzalo Navaza


Cae a noite despacio

Cae a noite despacio
e prende un home o lume na lareira.
A soas coas lembranzas xa só súas
sente bate-lo vento na fiestra
e os ecos dunha música calada
inundan o seu vaso de tristeza
coa voz daquel que foi, e sabe ó cabo
que unicamente o que se perde queda,
doendo na memoria
co gume frío dunha flor de ausencias.
O home bebe o esquezo nos licores
que a ensoñación inventa.
A noite estende o manto
e flúe a despedida, lenta, lenta.


Cae la noche despacio

Cae la noche despacio
y prende un hombre en el hogar la lumbre.
A solas con recuerdos sólo suyos
siente batir el viento en la ventana
y los ecos de una música callada
inundan su vaso de triseza
con la voz de aquel que fue, y sabe al cabo
que únicamente lo que se pierde queda,
doliendo en la memoria
con el filo frío de una flor de ausencias.
El hombre bebe el olvido en los licores
que la ensoñación inventa.
La noche extiende el manto
y fluye la despedida, lenta, lenta.


Gonzalo Navaza (Lalín, Pontevedra, 1957)
Fábrica íntima
Editorial Galaxia, Vigo, 1991.
Versión de Andrés Vara

No hay comentarios:

Publicar un comentario