lunes, 25 de agosto de 2014

Berta Dávila


Porque non houbo velenos que me devorasen,
tiven que aprender da pedra a arte do definitivo,
mergullar as mans na neve para facerme forte
e vestirme de frío por pechar ese círculo inconcluso
que ti trazas con xiz sobre o meu ventre.

Non haberá rutinas que me amparen
nin mercurios que rematen comigo.

Non podo facer máis que escoar as miñas veas mansas
sobre o teu corpo, e agardar
que non existan os antídotos.
Que non existan.


Porque no hubo venenos que me devorasen,
tuve que aprender de la piedra el arte de lo definitivo,
hundir las manos en la nieve para hacerme fuerte
y vestirme de frío por cerrar ese círculo inconcluso
que trazas con tiza sobre mi vientre.

No habrá rutinas que me amparen
ni mercurios que acaben conmigo.

No puedo hacer más que escurrir mis venas mansas
sobre tu cuerpo, y esperar
que no existan los antídotos.
Que no existan.


Berta Dávila (Santiago de Compostela, 1987)
Raíz da fenda
Edicións Xerais de Galicia, Vigo, 2013.
Versión de Andrés Vara

No hay comentarios:

Publicar un comentario