viernes, 1 de agosto de 2014

Andrés Trapiello


Cuando eras joven

Quiero pensar en ti cuando eras joven,
cuando lo era yo,
en tu pelo tan negro que dejaba
anunciada la noche, 
en cómo al sonreír lo hacías
a un tiempo con los ojos, las manos y la boca
en gestos sólo tuyos, que jamás
ni antes ni después he visto en nadie,
y también en tu espalda
que tanto disfrutaba quedándose desnuda...
Pienso en aquel tiempo, mucho antes
que a tus manos vinieran a posarse,
como en troncos y hojas, las manchas del otoño,
y en todas las ciudades descubiertas,
y en los frutos probados por primera
vez contigo, que juventud es eso,
una primera vez en tantas cosas
y en cómo el corazón me abrías
como si fuese cofre
y en el amor, que luego, en la pureza,
al cerrarlo ponías
igual que años después pondrías al salir
para no despertarlos, del dormir de tus hijos;
pienso en aquel tiempo, y sin embargo
al acabar la tarde, la que nace
debajo de mis párpados, soñada,
es la misma que está sentada junto a mí.
Una o dos canas a su pelo bajan, y silencio
en sus ojos asoma, cuando ausente
parece meditar en aquel tiempo
en que el hombre que tiene junto a sí
fue joven, y le brota quizá de tal recuerdo
esa sonrisa que no he visto en nadie,
ni antes ni después, no siendo en sueño.


Andrés Trapiello (Manzaneda de Torío, León, 1953)
Rama desnuda
Tusquets Editores, Barcelona, 2001.

No hay comentarios:

Publicar un comentario