viernes, 18 de julio de 2014

Rafael Adolfo Téllez


Los adioses

Me acuerdo que a esta hora
te desvestías. Caías a mi lado sobre un lecho,
con un gesto impreciso de animal en derrota.
Señalabas las nubes, el paso de las lluvias.
Eras aún la dulce, lejana muchacha de aldea,
la inquietante mujer que cruzó por los siglos.
Yo: el asombrado de mí mismo.
El que vino de un lago o más lejos,
apoyado en un bastón de humo,
a quererte, en aquella alcoba distante de provincias.
Pero ha pasado el tiempo
y el otoño asoma desapacible del lado de las sombras.
Yo tirito desnudo al borde de un brasero.
Y tú eres apenas esa niebla que dejan los adioses.


Rafael Adolfo Téllez (Palma del Río, Córdoba, 1957)
Los pasos lejanos
Editorial Comares, Granada, 2007.

No hay comentarios:

Publicar un comentario