sábado, 7 de junio de 2014

Laura Casielles


Conjetura

Si esto es un árbol
podemos decir sin temor a equivocarnos
que algo vivo respira a pesar de todos los muertos.
(Cuentan que también vieron un árbol en pie en Hiroshima,
cuando se quedó callada).

Si esto es un árbol también podemos asegurar sin miedo
que hay una sombra.
Y probablemente venga un hombre, se refugie en ella
y beba un sorbo de agua.

Si esto es un árbol podemos hablar de mis padres.
Él plantó un tilo para recordar a un muerto
y ella recuerda la higuera de su infancia.
Si esto es un árbol, seguramente hay una mujer
dispuesta a abrazarlo para que no talen el bosque.

Si esto es un árbol habrá frutos cuando llegue la sed
y símbolos que hablen de las raíces que se buscan bajo tierra.

Si esto es un árbol,
podemos incluso pedirle permiso
y hacer de su madera un barco,
y con el barco irnos a una isla
donde podamos vivir del amor.
Si esto es un árbol y llueve, estar aquí
es estar en casa.

Y si hablamos de casa os diré
que hay árboles tan grandes
que dentro vive gente.

Como cuando de niños pensábamos en los seres de los bosques.

Sí. Si esto es un árbol,
quedan lápices y camas y cabañas;
si esto es un árbol, se puede trepar,
habrá hojas que crujan en octubre.

El mundo al que estamos invitados no es como para rendirse:

si esto es un árbol, miremos cómo se abre la copa para que pase el sol.


Laura Casielles (Pola de Siero, Asturias, 1986)
Los idiomas comunes
Ediciones Hiperión, Madrid, 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario