lunes, 16 de junio de 2014

Fernando Beltrán


Poetas

Hormigas.

Sólo hormigas
con enormes ojeras.

Seres insignificantes
a quienes salva sólo
su vocación de sombra.

El poema que escribo
y más aún
el poema que no alcanzo jamás.

Hormigas sin descanso.

La barca triste y rota del otoño.

Las mujeres que amé, las que me amaron.

El jersey que aún me pongo
del revés tantas veces.

Hormigas sin remedio.

Hormigas con memoria.

Los vagones de ayer
y la máquina absurda del mañana.

Hormigas avanzando hacia ningún lugar.

Y eras tú.
Criatura enamorada.

Hormiga transportando
todo el peso del mundo
a tus espaldas.


Fernando Beltrán (Oviedo, 1956)
El hombre de la calle
Maillot Amarillo, Diputación de Granada, 2001

No hay comentarios:

Publicar un comentario