miércoles, 11 de junio de 2014

Dulce María González


La eternidad

Sucedió en la casa de la selva
junto a los arcos del corredor donde se bebe horchata
frente al abierto zaguán
el zorro ocultó sus ojos tras el oleaje de tules
y ahí la niña se detuvo
el aire corría entre sus piernas
azotaba las gasas de su vestido
la llamaron a gritos desde la cocina
y el viento elevó una sábana
al fondo del patio.


Dulce María González (Monterrey, Nuevo León, México, 1958)
Lo perdido
Vaso Roto Ediciones, Madrid, 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario