jueves, 26 de junio de 2014

Ben Clark


Lo que voy a pedirte

Lo que voy a pedirte no se pide
            ni se dice en una vida ni en varias.
                       Porque es el exacto ruego de los ahogados últimos,
                       es la cosa que no
                       llega a ser más que un vago intento,
                       una presunción de materia
                       entre el grito y la furia de lo que sí que existe;
                       la lluvia, el mar, los árboles talados
                       que esperan en la nieve.
Esto que quiero decirte hoy
             se murmuró en las cuevas con terror,
             en noches de noviembre cuando noviembre aún
                      estaba por descubrirse
                      y la gente se reunía porque no había otra cosa
                      que la gente, el calor de la miseria compartida.
Es el mismo favor que viaja lento,
             todavía, bajo las masas heladas que amaron los pioneros,
             donde no ha nacido nadie y al final han muerto todos.
Es también
             el mensaje que encontraron pintado sobre la proa
             de un buque sin tripulantes
             ni pasajeros, que atravesaba a solas el Pacífico
             persiguiendo las noches maoríes;
                      estaba escrito en el dialecto peligroso
                      de los pájaros extintos,
                      con las palabras bárbaras
                      que supieron domar los pueblos fieros
                      que conquistaron el sol
                      y luego ya no fueron nada:
                      mayoristas sin mácula en las islas
                      del mar Mediterráneo.
Vendrá la amenaza
             persiguiendo mis palabras, exigiendo tu silencio,
             vendrá la duda y debes recordar
                       ―en el centro del miedo trata de recordar
             que lo más improbable era nacer
             y que encontrarte después 
                      ―descubrir cómo encontrarte
             era aún más difícil.
Así que piensa en los pozos
              de las vastas llanuras cuando escuches el viento 
                        ―lo que voy a pedirte,
cuando ponga en mi boca
la sencilla pregunta de los tiempos sencillos.


Ben Clark (Ibiza, 1984)
La fiera
Editorial Sloper, Palma de Mallorca, 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario