domingo, 22 de junio de 2014

Alberto García Ulecia


Va a llegar el invierno

Va a llegar el invierno. Otra vez el invierno.
Y me encuentra lo mismo que otros años:
otra vez sin dinero, sin esplendor, sin patria.
No es mi casa esta casa. Me permiten las calles.
Me han prestado el camino para que colabore,
para que participe, y el festín es amargo.

Tan sólo los aromas, los sueños, las canciones,
semejan un momento propiedades auténticas.
Y es porque quien respira y pasa, algo que se lleva,
algo le corresponde de los dones efímeros.

Nada más. Nada menos. Pasar por contar algo.

Va a llegar el invierno. Otra vez el invierno.
Y yo como si nada. Y yo como si todo.
Me esfuerzo en lo que pocos y obtengo solamente
ese dulce cansancio de la tarde abnegada.
Amo lo bello inútil. Entended mi pecado.
No tengo más poder que el de la dignidad,
que es tan sólo orfandad. Pero ¿es esto un poder?

Unos dicen: "Sus cosas..." "es tan raro", "no quiere",
"si quisiera...". Y no saben que no puedo querer.
Dicen otros que valgo, que sirvo. Y se equivocan.
Se equivocan. No sirvo.

Ahora que estoy solo
y es un tiempo de invierno ―otra vez el invierno―,
es tiempo de decirlo. No sirvo. Se equivocan.
Yo sé que se equivocan. Yo no me equivoqué.
Pequé, perdí, caí, más no me equivoqué.

Va a llegar el invierno. Otra vez el invierno.

Belleza de lo inútil. Si a ella sólo sirvo,
sé que no serviré jamás en otra cosa.


Alberto García Ulecia (Morón de la Frontera, 1932 - Sevilla, 2003)
Poesía. Antología 1964-2003.
Fundación Jose Manuel Lara, Sevilla, 2005.

No hay comentarios:

Publicar un comentario