domingo, 4 de mayo de 2014

Laura García del Castaño


Aunque perseveres en tus gritos
de caótico semidios
y sientas crecer en cada renglón la gracia de tu carne,
no llegarás más alto
que ese hombre de rodillas,
que todas las noches
abrazado al honor de su vasta memoria,
implora en su aliento,
el poema o el infierno
que merecer
por la mañana.


Laura García del Castaño (Córdoba, Argentina, 1979)
La vida en que sueñas
Ediciones Recovecos, Córdoba, 2012.

2 comentarios:

  1. Con llegar a ser el humilde proveedor de poemas ya sería suficiente.

    ResponderEliminar
  2. El camino siempre con las rodillas madrugadas. Laura escribe con las heridas abiertas, y no importa que lo que entre en ellas sea barro, ramitas, o un trebol de cuatro hojas. En esa herida siempre el milagro....Apertiñas a ambos!

    ResponderEliminar