lunes, 26 de mayo de 2014

Dionisia García


Si lo deseas, podemos visitar los sitios nuevos,
donde se toman copas y los jóvenes hablan
y se besan, ajenos por la dicha,
a pesar del volmen de la música.
Fui una noche y me sentí furtiva.
Ellos ni siquiera miraban.
En un rincón, con un vaso en la mano,
bebía sorbo a sorbo advirtiendo el disfrute
de los pocos años, tan distintos
a mis años de entonces (inclementes y tristes,
solitarios, pero también hermosos).
Fue allí, desde mi sitio aparte,
y casi despidiéndome del gozo de la vida,
donde aplaudí, y entonces me miraron.


Dionisia García (Fuente-Alamo, Albacete, 1929)
Cordialmente suya (Antología 1976-2007)
Editorial Renacimiento, Sevilla, 2008

1 comentario: