lunes, 19 de mayo de 2014

Alejandro Méndez


The smashing machine

                                                                        Ah el martirio
                                                                        rosa de nunca
                                                                        tener hijos a
                                                                       quienes llamar
                                                                       Rocamadour Abel Luke Skywalker.
                                                                                           RICARDO DOMENECK

Omar, el más alto de los luchadores,
baila el vals como una gacela
con su compañero Helmut,
el de nariz plana  y guantes brillantes.

La música afloja los cuerpos magullados
y provoca las primeras risas;
aunque la mirada atenta de Ulf les avisa
que el recreo está por terminar.

El último compás, el punto ciego
de sudor y caras incrédulas,
es el inicio de la charla técnica.

El entrenador esboza una teoría del miedo
y sorpresivamente les cuenta
su periodo miserable en la Selva Negra.

Tal como hizo Luke Skywalker
en La guerra de las galaxias,
Ulf debió luchar contra su padre.

No perdió su mano derecha,
ni su espada laser
ni siquiera cayó por el pozo de ventilación
de Ciudad Nube;
pero recibió de él algo más duradero:
su brutalidad simétrica, el roce ominoso
del sexo.

El silencio en el gimnasio es absoluto.
Saben que lo que acaban de escuchar
contribuirá a su fortaleza.
Será el combustible necesario
para ganar las peleas del fin de semana.

Un grito inhumano
sale de la garganta de Ulf,
para luego retomar la charla
como si nada hubiera ocurrido.

Les menciona a un famoso griego,
y repite ―como el estoico
que toda filosofía se basa
en dos palabras:
soportar y abstenerse.


Alejandro Méndez (Buenos Aires, 1965)
Cosmorama
Ediciones Liliputienses, Cáceres, 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario