miércoles, 30 de abril de 2014

Yolanda Castaño


Highway to heaven

I

Na autoestrada quedan marcas de curvas imposibles,
liñas vacilantes que acaban directas contra a mediana.

Cómo quedaría a miña beleza de espiga
tronzada e sangrante contra o cristal do parabrisas,
e cál sería o estado exacto dos meus peitos
que xa non caerían
nunca máis?

II

Cápsula de só.

Entre isto     e nada     un minúsculo movemento.
Un descoido, unha parva regandixa de azar e o
sonrosado peso dos meus
ósos contra a
cuneta.

Unha bolboreta de frío atravesa o paso,
os meus ollos quedan prendidos do seu salto e
teño sorte

Un dous, un dous, un
dous.

III

Se neste preciso intre
cruzase polo meu carril o máis ínfimo malfado
e a miña moza fortuna saltase polos aires,
ninguén vería nada de
turbio ou sospeitoso
na rutilante beleza
do meu cadaver sobre o arcén.

IV

A autoestrada de noite parece un viedeoxogo.
O negror máis opaco non me trabuca.

Coma unha intermitencia,
a miña xuventude unha liña de cocaína que ás veces
se torce.

Detrás da miña órbita excítanse os volantes.

E acelero tan rápido
como a este verso se lle vai a vida.


Higway to heaven

I
 
En la autopista quedan marcas de curvas imposibles,
líneas vacilantes que acaban directas contra la mediana.

¿Cómo quedaría mi belleza de espiga
tronzada y sangrante contra el cristal del parabrisas,
y cuál seria el estado exacto de mis pechos
que ya no caerían
nunca
más?

II

Cápsula de sólo.

Entre esto     y nada     un minúsculo movimiento.
Un descuido, una tonta rendija de azar y el
sonrosado peso de mis
huesos contra la
cuneta.

Una mariposa de frío atraviesa el paso,
mis ojos quedan prendidos de su salto y
tengo suerte.

Un dos, un dos, un
dos.

III

Si en este preciso instante
cruzase por mi carril la más ínfima desventura
y mi joven fortuna saltase por los aires,
nadie vería nada de turbio o sospechoso
en la rutilante belleza
de mi cadáver sobre el arcén.

IV

La autopista de noche parece un videojuego.
El negror más opaco no me confunde.

Como una intermitencia,
mi juventud una línea de cocaína que a veces
se tuerce.

Detrás de mi órbita se excitan los volantes.

Y acelero tan rápido
como a este verso se le va la vida.


Yolanda Castaño (Santiago de Compostela, 1977)
Profundidad de campo
Visor Libros, Madrid, 2009.
Traducción de la autora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario