miércoles, 23 de abril de 2014

Walter Curonisy


Antes de nacer
a mi madre
le resté latidos
respiración
le alteré el pulso
como el fruto venidero
resta savia al árbol
partículas nutricias
me hice deudor
contraje una deuda
eterna con ella
le carié la dentadura
le arranqué
los más jóvenes cabellos
ya era yo
una quimera enfurecida
sin haber salido de su vientre
un torbellino removiendo hojas
desafiando al universo
ojos de volcán
suavidad de lava ardiente
me dibujó en sus entrañas
desde entonces ya era yo
el águila y la serpiente
y todos los rastros
de las más nobles fieras.


Walter Curonisy (Lima, 1940 - Marrakech, 2012)
Rehenes del tiempo
Fondo de Cultura Económica, Mexico D.F., 2012.

2 comentarios:

  1. Me encanta. No lo conocía. Voy a compartir. Apertiñas e grazas!!

    ResponderEliminar