miércoles, 16 de abril de 2014

Julio Rodríguez


Instrucciones de uso

Paso previo: dos cuerpos (poco importa
qué dos cuerpos: lo básico
es su disposición a los relámpagos).
Herramientas: las manos, las uñas, las pestañas,
la lengua, los pezones, el corazón, etcétera.
Escenario: una cama, un arenal, un árbol
(a poder ser a oscuras y de tarde).
Procedimiento: cambia, si bien siempre
hay que poblar al otro,
abandonarse al otro
con la serena urgencia de quien sabe
que el mundo entero pende de su hilo.
Finalidad: no importa.
Efectos secundarios: es frecuente
un no sé qué mecánico
que asciende torpemente por la espalda
y una tristeza extraña en todo el cuerpo
que acaba deshaciéndose en el aire.


Julio Rodríguez (Oviedo, 1971)
Naranjas cada vez que te levantas
Visor Libros, Madrid, 2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario