sábado, 22 de marzo de 2014

Jesús Cotta


Los árboles no pueden suicidarse

Los árboles no pueden suicidarse.
El viento sopla sin saber que existe.
El mar ignora que lo están mirando.
La tierra no conoce sus volcanes.

En tiempos de diluvio universal,
cuando las ramas del olivo vuelan
en picos de palomas extraviadas,
ya no saben qué hacer con tanta agua

los ríos y las fuentes y las ranas.
Un hombre es una cosa que lo sabe
y saberlo no sirve para nada,

pues todo es sin querer, incluso un hombre.
Las mariposas por ejemplo insisten
en volar sin saber que son hermosas.


Jesus Cotta (Cártama, Málaga, 1967)
A merced de los pájaros
Ediciones de la Isla de Siltolá, Sevilla, 2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario