lunes, 24 de marzo de 2014

David Eloy Rodríguez


Interludio

A veces sucede. Algo quiebra el mecanismo
cotidiano de la desolación y sucede.
Se despista la terca ley de la distancia
y dos cualquiera se encuentran,
sin saber cómo, sin casi pretenderlo.
Conversan, se ríen, se sorprenden
de no desconfiar en absoluto,
se entregan a lo que van inventando
como si estuvieran protagonizando el Génesis.
"Todo es muy extraño", piensan para adentro
en los raros momentos en que se les aparta la alegría
porque vuelve a asaltarles la costumbre.
Pero el milagro sigue.
No detienen el juego por ahora.
Pasean, deletrean el alfabeto de su inocencia,
balbucean sus nombres nuevos, sus sueños viejos,
cantan estribillos de canciones tontas
y les parece extraordinariamente divertido,
se olvidan de comer, hablan sin parar de la hermosura,
se conmueven en cada uno de los silencios.
Suele haber en estos casos una ciudad
que va dando pasos lentos hacia la noche y luego
pasos un poco más rápidos hacia el alba.
El alba, mientras tanto, aguarda tranquila,
en su sitio, con su guadaña.


David Eloy Rodríguez (Cáceres, 1976)
Para nombrar una ciudad
Editorial Renacimiento, Sevilla, 2010.

1 comentario:

  1. A veces suceden cosas como esta. Y quizás sea indistinto que el alba espere afilando su guadaña....Apertas!

    ResponderEliminar