jueves, 13 de febrero de 2014

Tulio Mora


Introducción al fuego

Es una muchacha de solo
            17 años con una minifalda
amarilla de pintura galáctica
                        presumiendo
endiablados brochazos en tantísima piel,
potra al galope con su trapo de fuego y sus
            bellísimas piernas
            y mientras ella avanza como encendedor
del aire hacia el jardín con un pino,
            del que cuelgan bolas de navidad
            en un mes de julio,

nuestro kamikaze, la verdad ya no tan chico, más bien
casi su padre, la imagina remolino en mar reinventado,
            reventado de crisantemos
y ella avanza ni muy envuelta con su traje chillón
            de gorriones ni desenvuelta
            y sus bellísimas piernas,

alta que se le pierde la sombra, tan alta en ese desierto
            jardín donde la luna
botarate derrama su don del estiramiento
            y nuestro poeta, pirata, peleador callejero,
            aturdido por sus solo
                                                  17 años,
sus cabellos amedusados, sus pechos, exhalaciones
            de nube en su reino de levedad, más sus
                                       caderas de yegua reciente
en ese instante descubre
            que no hay historia del mundo
            sin la osadía de magos labios y vagas
            lenguas
construyendo un épico beso.

           Secretario
                             general de un sindicato de bonzos,
así es como se entra
a la pradera de las cenizas.


Tulio Mora (Huancayo, Perú, 1948)
Aquí sobra la eternidad (2000-2011)
Ediciones Sin Fin, Barcelona, 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario