jueves, 30 de enero de 2014

María do Cebreiro


A cidade

Non direi o seu nome,
tampouco aquela rúa que nos viu
nin farei o seu plano
para queimalo axiña polos bordes.

Asma e cinza entre nós,
iso direi
despois dos hospitais,
e unha condea lenta para a boca
que só falou contigo
a través dos meus dedos.

As persianas de ferro cómbanse na parede.

No teito, o tempo asina
a primeira edición deste edificio.

Ó lado dunha obra
o seu ventre cantaba
"así son eu por dentro".

Quixen estar con ela.

Despois vimos cristais, cabo do porto.
Cando fomos buscalos
o vendedor marchara.

As notas que eu tomaba non eran descricións.
Cando tiraba os dados detíñame no vértice.
A fin de xogo foi a fin do texto.

Se a miras moi despacio
a pintura convértese en parede.

Entras na miña casa. Son feliz.

Que á altura desta liña me sorrías,
e non sexa de sal o teu esquenzo.
Que na beira da páxina os teus pés
salten as ondas baixas.

Este é o meu poema, ti non podes pasar,
pero se saio avísote e falamos.

Eu só escribía en verso para durmir contigo
tamén sobre o papel.


La ciudad

No diré aquí su nombre,
tampoco el de la calle que nos vio
ni trazaré su plano
para luego quemarlo por los bordes.

La ceniza y el asma entre nosotros,
eso diré,
después del hospital,
y una condena lenta de mi boca
que sólo habló contigo
a través de los dedos.

Las persianas de hierro se comban en el muro.

Arriba, el tiempo firma
la primera edición de este edificio.

Al lado de una obra
el vientre de ella canta
"así soy yo por dentro".

Quise estar a su lado.

Después vimos cristales, junto al puerto
y cuando regresamos
el vendedor no estaba.

Las notas que tomaba no eran descripciones.
Cuando tiraba el dado me detenía en el vértice.
El fin del juego era el fin del texto.

Si la miras despacio, la pintura
se convierte en pared.

Has entrado en mi casa. Soy feliz.

Que al salir de estas líneas me sonrías
y no sea de sal tu desmemoria.
Que al llegar a la orilla de la página
saltes las olas bajas.

Este era mi poema, tú no puedes pasar,
pero en cuanto salga yo te aviso y hablamos.

Sólo escribía en verso para dormir contigo
también sobre el papel.


María do Cebreiro (Santiago de Compostela, 1976)
Objetos perdidos
Ediciones Trea, Gijón, 2007
Traducción de la autora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario