martes, 7 de enero de 2014

Eduardo Lizalde


Bellísima

                                                                                                        Y si uno de esos ángeles
                                                                     me estrechara de pronto sobre su corazón,
                                                                                         yo sucumbiría por su existencia
                                                                                                                         más poderosa.
                                                                                                                                       RILKE

Óigame usted, bellísima,
no soporto su amor.
Míreme, observe de qué modo
su amor daña y destruye.
Si fuera usted un poco menos bella,
si tuviera un defecto en algún sitio,
un dedo mutilado y evidente,
alguna cosa ríspida en la voz,
una pequeña cicatriz junto a esos labios
de fruta en movimiento,
una peca en el alma,
una mala pincelada imperceptible
en la sonrisa...
yo podría tolerarla.

Pero su cruel belleza es implacable,
bellísima;
no hay una fronda de reposo
para su hiriente luz
de estrella en permanente fuga
y desespera comprender
que aun la mutilación la haría más bella,
como a ciertas estatuas.


Eduardo Lizalde (Ciudad de México, 1929)
El vino que no acaba. Antología poética (1966-2011)
Vaso Roto Ediciones, Madrid, 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario