jueves, 12 de diciembre de 2013

Marta Sanz


Por el miedo
de no ser
deseada nunca;
por ese miedo
que no es el mismo
que el del ademán,
tan vanidoso,
de una mujer bellísima
-madrastra de Blancanieves,
actriz de cine-
que guarda
sus monedas
en el interior
-vagina, turba humeante-
de su monedero de pellizco
-faltriquera de los triunfos
de una baraja española:
as de oros
tres de bastos-;
por ese miedo
a desaparecer
del azogue
de todos los espejos que,
de pronto,
refulgen desnudos
detrás
de la sábana gris
que los tapaba;
por ese miedo frío
de vieja precoz
o de cadáver
que no cumple
su fecha de caducidad,
he dejado
que me besaran
el corazón de la boca:
un loco,
tres enanos saltarines,
los viejos
y varios coleccionistas.


Marta Sanz (Madrid, 1967)
Vintage
Bartleby Editores, Madrid, 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario