lunes, 2 de diciembre de 2013

Agustín Delgado


En privado

Hace ya tiempo
que no escribo poemas.

Antes me gustaba
tener la cuartilla delante de los ojos
y mirar el atardecer.

Ahora
se me llena por las noches la cabeza de ruido
un ruido raro
y veo palabras, infinidad, libélulas
desaparecen revoloteando hasta perderse
y me pierdo yo
y caigo sin respiración en el anfiteatro de la noche

y despierto
con los músculos agarrotados.

Cuando voy a gritar
una mano blanquísima baja lentamente
y me tapa la boca.


Agustín Delgado (Rioseco de Tapia, León, 1941-2012)
Antología
Ediciones Taranto, Madrid, 1979.

No hay comentarios:

Publicar un comentario