miércoles, 20 de noviembre de 2013

Dionisia García


Entrad, la casa es ancha.
Sentiría que envejeciera sola.
Los enseres, gastados,
manifiestan el lustre
de las cosas que han sido
                                             manejadas
durante mucho tiempo.
Conserva cada silla
la huella de los cuerpos
que van y vienen
a nuestra permanencia.

Todavía hay flores en el búcaro,
sábanas en las camas,
y el mantel blanco
de las festividades.
Todo listo para seguir viviendo
ahora, precisamente ahora.


Dionisia García (Fuente-Álamo, Albacete, 1929)
Cordialmente suya (Antología 1976-2007)
Ediorial Renacimiento, Sevilla, 2008.

No hay comentarios:

Publicar un comentario