miércoles, 16 de octubre de 2013

William Carlos Williams


El gorrión


A mi padre

El gorrión
                   que se posa en mi ventana
                                       más que una natural
es una verdad poética.
                   Su voz
                                       sus movimientos
sus hábitos
                  cómo goza batiendo
                                       las alas en
el polvo
                  todo lo atestigua;
                                       de acuerdo, lo hace
para sacudirse los piojos,
                  pero el alivio que siente
                                       hace que
píe de placer
                 lo que supone un gesto
                                       más musical
que otra cosa.
                 Dondequiera que esté a comienzos
                                       de primavera,
en calles sin importancia
                 o cerca de un palacio,
                                       él prosigue
sus amores
                sin inmutarse. Todo aquello
                                       comienza en el huevo:
su sexo lo genera;
                ¿qué podría ser más pretencioso e
                                       inútil
o hacernos
               sentir más orgullo?
                                      Nos conduce muchas veces
a la ruina.
               El gallo, el cuervo
                                      con sus voces desafiantes
¡no pueden
              superar
                                      su piar insistente!
Un
              atardecer
                                      en El Paso
Vi -¡y escuché!-
              diez mil gorriones
                                     venir raudos
del
              desierto. Invadieron los árboles
                                     de un parque. Todo el mundo huyó
(¡zumbando los oídos!)
              de sus deyecciones
                                     abandonando el lugar
a los lagartos
              que viven
                                     en la fuente. Su imagen
es tan familiar
              como la del aristocrático 
                                     unicornio, qué lástima
que ya nadie coma avena
               en estos tiempos:
                                     su vida sería
más simple.
               Aunque
                                     su pequeñez,
su aguda vista,
               su bien dispuesto pico
                                     y agresividad
le aseguren la supervivencia;
               por no hablar
                                     de su innumerable
prole.
               Hasta los japoneses
                                     saben de él y
lo han retratado
               con simpatía
                                     y profundo acierto
en sus menores
               características
                                     Nada hay remotamente
sutil
               en su apareamiento.
                                     Se inclina
ante la hembra,
               bate las alas,
                                     bailoteando,
echa atrás la cabeza y
               simplemente
                                     ¡chilla! El estruendo
es enorme.
               Su manera de limpiarse el pico
                                     frotándolo
contra una tabla
               es decisiva,
                                     igual que el resto
de sus actividades. Sus cejas
               castañas
                                     le dan un aire
de perpetuo
               ganador; incluso
                                     una vez
vi una hembra gorrión
               escalar decidida
                                     hasta el techo
de un depósito de agua
               agarrando al macho
                                     por las plumas
y llevarlo,
               callado,
                                     sumiso,
colgando sobre las calles
                hasta
                                     perderse de vista.
¿Qué significaba
                aquello?
                                     La propia hembra
parecía
                perpleja ante su logro.
                                     Reí francamente.
Fue el poema
                de su existencia
                                     siempre práctica
lo que triunfó
                al final:
                                     un amasijo de plumas
aplastado en el pavimento,
                alas simétricamente extendidas,
                                     como si volara,
perdida la cabeza,
                el negro emblema del pecho
                                     indescifrable,
la efigie de un gorrión,
                sólo un cáliz vacío
                                     ahí para
comunicar
                bellamente, sin
                                     ofender a nadie:
esto fui,
                un gorrión.
                                     Lo hice lo mejor que pude.
Adiós.


William Carlos Williams (Rutherford, New Jersey, 1883-1963)
Viaje al amor. Lumen, Barcelona, 2009.
Traducción de Juan Antonio Montiel
Texto original
Audio
                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario