domingo, 6 de octubre de 2013

Vicente Sabido


Muchacha de niebla

Por qué caminos o estelas, qué azar
te trajo hasta mí, muchacha de niebla.
Qué sendas de música, qué calladas
soledades, qué torrentes,
qué luz nublada de noviembre
trajeron hasta este instante.
Qué lágrimas, qué sollozos, qué júbilos
tuvieron que ocurrir para tenerte.
Qué flores, qué ruinas, qué cenizas
lentamente juntaron nuestras manos.
Qué años, qué segundos,
dulce niña de niebla.


Vicente Sabido (Mérida, Badajoz, 1953-2013)
Aunque es de noche. Editorial Renacimiento, Sevilla, 1994.

No hay comentarios:

Publicar un comentario