jueves, 19 de septiembre de 2013

José Mateos


María

Cuántas cosas grabadas en tu nombre, María:

los parques y el café tras el almuerzo;
las torres de la Alhambra
bajo el vuelo otoñal de las cigüeñas;
Bob Dylan y una caja con tus fotografías;
los recortes de prensa
que ibas pegando en tu carpeta: tinta
con sangre de Argentina y Chile;
el ajedrez; los libros (leímos juntos
Bajo el volcán de Lowry), la nostalgia
de tardes que encendían el rubor de la nieve
en las lejanas cumbres de la sierra;
mi juventud, sus noches vagabundas
graduándome en amor y rebeldía;
y en tu ciudad, los bares, los amigos,
las luces de neón sobre los charcos
de las calles desiertas...

Cuántas cosas perdidas, cuántas cosas

eternas. Porque el tiempo las fue uniendo, grabando,
como en un árbol seco,
en el breve temblor de cinco letras.


José Mateos (Jerez de la Frontera, Cádiz, 1963)

Días en claro. Editorial Pre-textos, Valencia, 1995.

No hay comentarios:

Publicar un comentario