lunes, 16 de septiembre de 2013

Eugenio Montejo


La casa

En la mujer, en lo profundo de su cuerpo
              se construye la casa,
              entre murmullos y silencios.
Hay que acarrear sombras de piedras,
              leves andamios,
              imitar a las aves.

Especialmente cuando duerme
             y en el sueño sonríe
             —nivelar hacia el fondo,
             no despertarla,
seguir el declive de sus formas,
los movimientos de sus manos.

Sobre las dunas que cubren su sueño
           en convulso paisaje,
           hay que elevar altas paredes,
fundar contra la lluvia, contra el viento,
           años y años.

Un ademán a veces fija un muro,
de algún susurro nace una ventana,
desmontamos errantes a la puerta
           y atamos el caballo.

Adentro de su cuerpo la casa nos espera
y la mesa servida con las palabras limpias
para vivir, tal vez para morir
            ya no sabemos
            porque al entrar nunca se sale.


Eugenio Montejo (Caracas, 1938 - Valencia, Venezuela, 2008)
Terredad. Editorial Sibila, Sevilla, 2008.

2 comentarios:

  1. Me encantan los poemas que leí en tu casa. Sobre todo el último. Y me quedo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Los créditos son de la amiga Vera, que me lo pasó.

    ResponderEliminar