sábado, 21 de septiembre de 2013

Ana Merino


Método salomónico

Dividir la verdad
en dos mitades,
agregar esencia de limón
a la parte más seca,
buscar su lado oscuro
para endulzarlo.

Dejar que se cocinen,
mezclarlas con harina de maíz
y pensamiento de lava de volcán,
remover lentamente
para que no se hagan grumos
y el fondo no se queme.

Esperar todo el tiempo
que sea necesario,
hasta que las palabras
se vuelvan apetito
y el hambre nos transforme
en siluetas mudas.

Masticar cada trozo
con el convencimiento
de la razón
sobre la mesa,
servida bien caliente
en un plato de sombras
decorado con flores diminutas
y saltamontes muertos.

Y comérselo todo
aunque sólo creamos la mitad.


Ana Merino (Madrid, 1971)
Compañera de celda. Visor Libros, Madrid, 2006

1 comentario: