martes, 6 de agosto de 2013

Natalia Litvinova


Pintor

El vestido blanco revelaba su figura.
Ella bailaba y tocaba la flauta.
Él intentó acercarse para desnudarla.
Pero el roce la hizo retroceder.
Abrió sus acuarelas y dirigió el pincel hacia su vestido.
Ella accedió. Se quedó quieta y acompañó cada trazo
con un sonido de flauta.
Los cambios de color merecieron notas más agudas.
Los trazos prolongados, notas más graves.
Cuando el pintor la vio complacida
dio por terminado su trabajo.
Acercó lentamente sus manos y le sacó el vestido
para llegar al lienzo.


Natalia Litvinova (Gómel, Bielorrusia, 1986)
Todo ajeno. Vaso Roto Ediciones, Madrid, 2013.

1 comentario:

  1. Lo terminé el otro día. La de Natalia es una voz muy particular, con matices suaves pero que esconden abismos...Unha apertiña!

    ResponderEliminar