domingo, 21 de julio de 2013

Sònia Hernández


Ceder al espejismo de la dicha,
al amago de la euforia y la alegría
de sentir tu vida dentro de mi tiempo,
como si el sol mantuviera para siempre
la piel cálida y el reflejo de los arcos 
en el suelo,
una invitación a la rayuela
culminando en tu cuerpo, tus ojos,
tus manos o nuestro sexo,
en la serenidad infantil cuando las sombras
no son una amenaza sino el fruto de la luz
al encontrarse con la vida.

Como en la tristeza regreso a tu cuerpo
para celebrarlo y deshacernos en el destello
de los milagros imposibles 
que se realizan, como habernos encontrado, 
como haber descubierto el sol
en un mundo de sombras,
aunque sea en el suelo
hoy reflejo del cielo.


Sònia Hernández (Terrassa, 1976)
Los nombres del tiempo. DVD Ediciones, Barcelona. 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario