viernes, 19 de julio de 2013

Joan Vinyoli


Passing-shot

Instal.lat ja de temps en una
plataforma de somnis
estèrils, desfibrats, sense un ordit,
per contrast amb el joc
de cada dia a la pista
vermella, piconada,
on reboten duríssimes a cada
cop les pilotes de fúria que em llancen
els contraris,
                           com un boig, ara al fons,
ara a la xarxa, intento córrer,
saltar, ajupir-me, redreçar-me,
mai prou flexible, mai prou fort, mai a temps
a tornar els passing-shot que em tiren
a cada instant

Sé prou que tinc
perdura la partida, que de res
no serveixen els breus
moments de descans entre joc
i joc, la tovallola humida
que et mulla el front, el vas
de tònica o de te
                                  no cal pensar en el dòping
que per aixó és tard.
                                          Ara jo dic: què fer
de la resta de la vida que em queda,
massa gastada, massa inútl
per seguir el joc?
                                  M'ho sé: fins a l'últim
dia de tots
aniré mal corrent, mal caient, no sabent
o no tenint valor per acabar
sense un crit ni una queixa.

M'instal.lo novament
a la petita plataforma
dels somnis, cada cop
més frágil, sempre a punt
de caure i despertar-me
del tot.


Passing-shot

Instalado desde hace tiempo en una
plataforma de sueños
deshilachados, sin urdir, estériles,
y por contraste el juego
de cada día, en la pista
roja, apisonada,
donde en cada golpe rebotan durísimas
las pelotas de furia que me lanzan
los contrarios,
                             como un loco, ahora en el fondo,
ahora en la red, intento correr,
saltar, agacharme, enderezarme,
nunca bastante fuerte ni bastante flexible,
y nunca a tiempo para devolver
todos los passing-shot que a cada instante
me tiran.

Sé bien que tengo
el partido perdido, que de nada
sirven los breves
momentos de descanso entre juego
y juego, la toalla húmeda
que te moja la frente, el vaso
de tónica o de té
                                 no hablemos ya del doping,
que es tarde para eso.
                                            Y digo yo: ¿qué hacer
del resto de la vida que me queda,
demasiado gastada y demasiado inútil
para seguir el juego?
                                          Lo sé: hasta el último
día de todos
iré correteando, mal cayendo
y no sabiendo o no teniendo valor para
acabar sin un grito o una queja.

Me instalo nuevamente
en la pequeña plataforma
de los sueños, más frágil 
cada vez, siempre a punto
de caer y despertarme
del todo.


Joan Vinyoli (Barcelona, 1914-1984)
Paseo de aniversario y otros poemas. Editorial Calambur, Madrid, 1997.
Traducción de Vicente Valero

No hay comentarios:

Publicar un comentario