martes, 30 de julio de 2013

Cristian Alcaraz


Me enfrento a un mundo
creado para el estruendo.
Pasado el siglo
y restaurados mis zapatos,
no me reconozco en la palabra individuo.

No recuerdo si todo lo vivido ha servido para algo.

No recuerdo la mano dentro, la boca abierta,
la uña rota.
No la piel, el fracaso, la cuenta
atrás.

Llevo entre los dedos
la ignorancia de no saber conquistar la cima de los árboles.

Sin función.
Sin superficie.

He perdido la voluntad de sobrevivir.


Cristian Alcaraz (Málaga, 1990)
La orientación de las hormigas. Editorial Renacimiento, Sevilla, 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario