lunes, 15 de julio de 2013

Carlos Pujol


Ya me conoces, ¿no?
Locuras las que quieras
y casi todas no recomendables,
te ahorro pormenores.
Tantos años de historias insensatas,
y lo peor de todo, la apariencia
de no haber roto nunca ningún plato.
Como suele decirse, ¡yo no he sido!
El teatro habitual, pedir la luna
y no dar más que briznas inservibles,
tanta vulgaridad de horas y horas
sin que nada se aprenda,
sin querer aprender
por el miedo a posibles consecuencias.
Uno queda tan lejos de sí mismo
que saber dónde está es un gran misterio.


Carlos Pujol (Barcelona, 1936-2012)
El corazón de Dios. Ediciones Cálamo, 2011.

1 comentario: