miércoles, 19 de junio de 2013

Ramiro Fonte


Casualidades aparentes

Mentres paso cos dedos esas follas
Dunha edición italiana dos poemas de Mandelstam,
Imaxino lendo
Ó verdadeiro dono desde libro
Estes mesmos poemas,
E busco algún indicio,
Podo reparar nas leves marcas
De lapis polas marxes, que delatan
As súas preferencias,
Pero sei que é inútil a pescuda;
Como iniciais nas árbores
Ou cifras esquecidas no ascensor,
Ben pouco nos permiten
Adiviñar da man que as foi deixando.

Era un grande lector; seguramente 
Un buscador teimoso da verdade
Oculta baixo os nomes estraños de poetas,
E o mesmo libro,
Amorosamente encadernado,
Traducción italiana do 76
―Aínda vivía Esperanza,
Mandelstam era un nome que pertencía ó frío,
Á desolación das chairas, á fame e á intemperie,
Descoñecido era nos teatros de europa―,
Permítenos acaso aseguralo.

Imaxino ese home,
Ese lector que acerta e dá con vidas
De poetas, en alleas palabras:
Só alguén coma el
Merece que empecemos de novo esta partida,
Que arrimemos as mans para quecelas
Na febre lenta que escribe nas mensaxes.

Aínda que a súa biblioteca de poetas
(Exemplares sen nome, sen ex-libris,
Sen cadeas, sen data)
Xuntada con paciencia, coa lúcida visión
Dun cazador de músicas furtivas,
Fose saldada ó peso, aparecese
En librerías de lance, entre volumes
poeirentos, baratos, condenados;
Despois de ser sacada ás furtadelas
Unha noite da casa,
Sempre existe unha man
Que recolle, serena, a testemuña,
E os seus dedos desfán
Novamente o silencio que condensan as páxinas.

Como en certas historias (por exemplo,
A reaparición na nosa vida
Dunha muller que amamos,
Noutro lugar, noutro tempo),
O azar vai tecendo con fíos invisibles,
Encadea os seus feitos matematicamente,
Consegue persuadirnos
De que todo sucede polas casualidades.

Como os poemas de Mandelstam,
Que escaparon ás chairas invernais dos olvidos,
Á sua mesma morte,
Gracias ó azar, á memorias dos seus
(Cando a memoria era se cadra o perigoso),
Chegou ás miñas mans por canles de sorpresa,
Por ríos de amizade, por amores
A esas causas perdidas dos poetas,
Por lentos trens que van sen esperanza,
Con brancos carambelos nas súas fiestras,
Un libro, rescatado
Do purgatorio dos mercados vellos,
Dun espolio inocente,
Como chegan ás veces
As verdades, as chaves, a palabra
Tremedoira dun rapaz pensativo
Que nos fai a pregunta pertinente.

Case toquei os dedos daquel home
(Só podo imaxinar o seu tento suave)
Que non tiveron medo a queimarse de frío
Ó pasar estas páxinas xeadas.


Casualidades aparentes

Cuando paso con los dedos esas hojas
De una edición italiana de los poemas de Mandelstam,
Imagino leyendo
Al verdadero dueño de este libro
Estos mismos poemas,
Y busco algún indicio,
Puedo reparar en las leves marcas
De lápiz en los márgenes, que delatan
Sus preferencias,
Pero sé que es inútil la pesquisa;
Como iniciales en los árboles
O cifras olvidadas en el ascensor,
Bien poco nos permiten
Adivinar de la mano que las fue dejando.

Era un gran lector; seguramente
Un buscador tenaz de la verdad
Oculta bajo los nombres extraños de poetas,
Y el mismo libro,
Amorosamente encuadernado,
Traducción italiana del 76
―Aún vivía Esperanza,
Mandelstam era un nombre que pertenecía al frío,
A la desolación de las llanuras, al hambre y a la intemperie,
Desconocido era en los teatros de europa―,
Acaso nos permite asegurarlo.

Imagino a ese hombre,
Ese lector que acierta y da con vidas
de poetas, en palabras ajenas:
Sólo alguien como él
Merece que empecemos de nuevo esta partida,
Que arrimemos las manos para calentarlas
En la fiebre lenta que escribe en los mensajes.

Aunque su biblioteca de poetas
(Ejemplares sin nombre, sin ex-libris,
Sin cadenas, sin fecha)
Juntada con paciencia, con la lúcida visión
De un cazador de músicas furtivas,
Fuese saldada al peso, apareciese
En librerías de lance, entre volúmenes
Polvorientos, baratos, condenados;
Después de ser sacada a hurtadillas
Una noche de casa,
Siempre existe una mano
Que recoge, serena, el testimonio,
Y sus dedos deshacen
Nuevamente el silencio que condensan las páginas.

Como en ciertas historias (por ejemplo,
La reaparición en nuestra vida
De una mujer a la que amamos,
En otro lugar, en otro tiempo),
El azar va tejiendo con hilos invisibles,
Encadena sus hechos matemáticamente,
Consigue persuadirnos
De que todo sucede por las casualidades.

Como los poemas de Mandelstam,
Que escaparon a las llanuras invernales de los olvidos,
A su misma muerte,
Gracias al azar, a la memoria de los suyos
(Cuando la memoria era quizá lo peligroso),
Llegó a mis manos por canales de sorpresa,
Por ríos de amistad, por amores
A esas causas perdidas de los poetas,
Por lentos trenes que van sin esperanza,
Con grandes carámbanos en sus ventanas,
Un libro, rescatado
Del purgatorio de los mercados viejos,
De un expolio inocente,
Como llegan a veces
Las verdades, las llaves, la palabra
Temblorosa de un muchacho pensativo
Que nos hace la pregunta pertinente.

Casi toqué los dedos de aquel hombre
(Sólo puedo imaginar su tacto suave)
Que no tuvieron miedo a quemarse de frío

Al pasar estas páginas heladas.



Ramiro  Fonte (Pontedeume, 1957 - Barcelona, 2008)
Capitán Inverno. Edicións Xerais de  Galicia, Vigo, 1999
Versión de Andrés Vara 

No hay comentarios:

Publicar un comentario