domingo, 2 de junio de 2013

Carina Sedevich



No entremos otra vez en esta farsa,
no hablemos más.
Sencillamente
no tenés al hombre que amé
en la camisa,
no tenés al hombre que amé 
en los pantalones,
y tampoco te podés poner
en sus zapatos.

Recordame con el vestido lila
o con el vestido rojo
con flores amarillas.
Recordá cuando yo tenía sed
de las cosas hermosas
que ofrecías.
De la paz,
de las transformaciones.

Pero no pensemos en encontrar
una hendija para volver a mirarnos.

Nos quedamos bailando, solos,
en aquella fiesta.
Nos quedamos preparando brasas
en el patio de la casita nueva.
Nos quedamos un treinta de diciembre
con un evatest con dos rayitas.

Esos éramos nosotros.

Ese era el hombre
con espalda de padre
y pecho de amante
y manos de sembrar
que yo quería.

El que sabía cantar.
El que jamás
se hubiera detenido.


Carina Sedevich (Santa Fé, Córdoba, Argentina, 1972)
Incombustible. Alción Editora, Córdoba, Argentina, 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario