jueves, 20 de junio de 2013

Anna Ajmátova


Cinque

                                                                                                                                  Autant dans doute, il te sera fidèle,
                                                                                                                                  Et constqant jusqu'á la mort.
                                                                                                                                                                             BAUDELAIRE

1


Como en el borde de una nube

recuerdo tus palabras

y se hizo más clara tu noche que el día

con las que yo te dediqué.

Así, de la tierra arrancados,

nos elevamos como estrellas.

Ni vergüenza ni desesperación

ni ahora, ni después, ni entonces.

Pero tú oyes cómo te llamo,

vivo, en la vida real.

Y la puerta que entreabriste,

no tengo fuerzas para cerrarla de golpe.


2


Los sonidos mueren en el éter

y cubrió la tiniebla la puesta de sol.
En un mundo ya para siempre mudo,
sólo dos voces, la tuya y la mía.
Y en el eco ―como un repiqueteo de campanas
o viento que llegara de un Ladoga invisible―,
se hizo el diálogo nocturno
brillo suave de arco iris enlazados.


3


Siepre he odiado

que sintieran lástima de mí,
pero una sola gota de tu piedad
la guardo cálida como el sol.
Por eso me envuelve la aurora,
por eso voy haciendo milagros,
por eso.


4


Bien sabes que no celebraré

el día amargo de nuestro encuentro.
¿Qué puedo darte como recuerdo
que no sea mi sombra? ¿Para qué, una sombra?
¿Debo dedicarte un drama quemado
del que no quedan siquiera cenizas,
o el terrible retrato de Año Nuevo,
el que de pronto se desprendió del marco,
o el rumor apenas audible
de las brasas de abedul,
o algo que no acabaron de contarme
sobre un amor ajeno?


5


No nos adormecieron amapolas

e ignoramos nuestra culpa.
¿Qué en las estrellas
nos reservó la tristeza?
¿Qué venenos malignos
nos sirvió la tiniebla de enero?
¿Qué fulgor invisible
nos encendió hasta la aurora?


Anna Ajmátova (Odessa, 1889-Moscú 1966)

El canto y la ceniza (Antología poética)
Galaxia Gutemberg, Barcelona, 2005.
Traducción de Monika Zgustova y Olvido García Valdés

No hay comentarios:

Publicar un comentario