domingo, 12 de mayo de 2013

Raquel Lanseros


Bendita alegría

Te confunden con otras, alegría:
Ingenuidad, simpleza,
      cándidez,
         inocencia.
Te subestiman con diminutivos
   sucedáneo de la felicidad
     eterna hermana pobre de la euforia.

Parecen no acordarse de la helada rutina,
          cuando las insistencias se vacían de sangre
          y el espanto aprisiona como un despeñadero.

No recojas el guante, te lo ruego,
olvida el desafío que lanza la ignorancia.
No nos dejes perdidos en medio de qué océano,
sin tu luz, alegría,
               la de las manos anchas
               la que convierte el alma en lugar habitable.

Desatiende el rumor de las trincheras,
la retórica vana de los oportunistas.
Tú eres el destilado de libertad más único,
el orgasmo espontáneo del espíritu.

               Bienhallada alegría
                       la pura de sabor
                       la complaciente
               tú que vives y reinas en el tuétano limpio
               ahora y en el albor de toda hora
               quédate con nosotros.


Raquel Lanseros (Jeréz de la Frontera, 1973)
Croniria.Ediciones Hiperion, Madrid, 2009.

No hay comentarios:

Publicar un comentario